martes, 7 de octubre de 2008

Solaris




Supongo que cuando lea esto mi archienemigo, no hará más que meterse conmigo por puto cultureta y demás. Pero es que como veo que últimamente no hago demasiado caso de mi blog, salvo para cosas demasiado concretas como viajes, vias pecuarias, etc. y además siempre muy por encima, he decidido hablar de la última pelicula que he visto. 

Resulta que hace tiempo, fui al cine a ver la pelicula solaris, la última pelicula por aquel entonces de Steven Soderbergh, pues no me gustó demasiado, de hecho me pareció lenta y sosa. Con algunos eternos planos de los actores mirando no se adonde. En fin, nada de nada.

Sin embargo cayó en mis manos el libro de Stanilaw Lem, autor que ya conocía de libros como fabulas de robots, diarios de las estrellas, etc. y que me gustaba. Era, sobre todo en diarios de las estrellas, con el protagonista; Ion Tichy, algo así como un futurama novelado, e incluso más subrealista. Pues bien, cayó en mis manos el libro, y comencé a leerlo, y a la vez, volvieron a programar la pelicula en la tele. La ví, y a pesar de no llevar más de 20 paginas del libro, comencé a verla de otra forma. Comencé a ver esa angustía por los anhelos interiores, oportunidades perdidas, y necesidad de cambiar decisiones tomadas en el pasado que no tienen marcha atras. Pero seguía viendola lenta, y sin sustancia, al fin y al cabo.

Tras leer la novela, cayó, de casualidad, en mis manos la versión soviética de la novela. La vi, y a pesar de tratarse de una pelicula lenta, con poco moviemiento, y encima en ruso subtitulado, pues que quereis que os diga. Que me gustó. Es cierto, como dice esta crítica, que tiene escenas lentas y tediosas, como la que cita de un coche conducido por calles chinas durante 5 minutos sin tan solo una frase, y que tiene ciertos planos sostenidos que quizás puedan aburrir. Pero a pesar de su lentitud, la música y la atmosfera creada es tal, que te mantiene en vilo durante gran parte de la misma, ya que no sabes, al igual que el protagonista, que vas a encontrar tras cada puerta de cada armario, de cada esquina...
 

  Esta otra crítica es más benigna.

La pelicula trata de un psiquiatra, que ha de ser enviado a una estación espacial anclada junto al planeta Solaris, para comprobar el estado mental de la tripulación, y decidir si las investigaciones deben continuar, o por lo contrario deben ser retirados.

Destacaría la banda sonora, sobre todo el prólogo, que toma el Preludio Coral en Fa Menor de J. S. Bach, para crear una atmosfera intimista, y a la vez sobrecogedora. Y como no, la escena en que flotando, ingravidos, ambos protagonistas se abrazan, mientras en su alrededor, flota un ejemplar de "Don Quijote" con una bella ilustración de G. Doré de la cual han leido un fragmento.

Os la recomiendo, menos a ti, archienemigo. A ti te recomiento esta otra.

1 comentario:

superconcemoncita dijo...

No he conseguido leerme la entrada entera porque es lenta y con poco movimiento, pero, aún así, he llegado a una conclusión, eso es que te estás haciendo mayor.